martes, 9 de diciembre de 2008

LOS REFUGIADOS (Juan Carlos Mestre)

Como si nadie oyese en la cripta del corazón las espinas del pájaro de la barbarie, nadie es nadie. Nadie el senador de los tirantes elásticos. Usted es nadie, sombrero de las recepciones, y vos pamela de la medusa, vuesa esquiva merced arrinconada en el trato con otra clase de nada. Nadie en la multiplicación son hoy los felices, y nadie el giróvago antílope que danza en los subterráneos. Yo soy nadie. Tú, el vocalista en la boca moderna de nadie. Y tú, poesía, oca viuda de los quitasoles, linterna de los espías tras la limusina de los ataúdes.

A qué viene eso de la mancha de los espíritus, a cuento de qué decir ahora que tras esta compuerta aúllan en las bandejas los ojos del refugiado. Dicho así, el placer y los cubitos de hielo son corrupción en los recintos de música, fechas acuñadas en plata sobre los capítulos de la fatalidad.

Algún día lo que ahora escribo será inteligible. Algún día, en el perímetro de las cosas sabidas, la época de los sufrimientos que hicieron visible el mercado de las heridas será entendida como edad de una sábana rota, órbita de nuestra desnudez recubierta de insectos como lengua del gran pez moribundo.

Cuando nadie sea ya nadie en la dentadura fósil del universo, y nadie, es decir, nosotros, los rumiantes en el dolor de los sobrevivientes, hayamos arrancado de raíz la palabra destino para referirnos a la compasión, hayamos enterrado los cargamentos de misericordia y las heces de hiena, hayamos aceptado la infamia como conducta de época.

Cuando nadie sea ya nadie y no haya huellas de nadie ni frutos de nadie en los mercados del pensamiento, esto se olvidará, esto también ha de ser olvidado por el magnetófono aéreo de lo que oscila en el cosmos, y la podredumbre de nuestro silencio y la bisutería de los diplomáticos alrededor de las fosas comunes.

Nadie es nadie, escritura de las elocuentes cifras que suman dolor al oprobio, cinta azul de los legajos de la minuciosidad. Nadie es nadie bajo la lente de los archiveros. Nadie con su puñado de tierra, el oferente y el lúcido, el préstamo de jerarca invisible en nosotros, huyendo en el taxi de la conciencia de los columnas de humo.

Para qué sirve entonces poesía de las hojas incendiadas por las pavesas de la justicia, viaje poesía de los herbolarios, mostaza de los cónsules que predicaron el amanecer. Hacia dónde, hacia quién, venerable Whitman, junto al apacible río de los pensamientos sagrados sumerge la mujer su criatura en el agua antes de la incineración.

Como si nadie oyese las espinas del pájaro de la barbarie, parece ser que aquí nadie es nadie. Nadie el silencio y su caldero de cal sobre los desaparecidos. Codicia, eso dice aquí la palabra codicia.

Juan Carlos Mestre
La Casa Roja”. Ed. Calambur

5 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Mestre toca con la punta de su pincel un cielo que sí existe, sí, porque lo escuchamos de su voz.

Es un texto preciso y precioso para trotar mañana sobre las copas y los ojos de la esperanza.

Víktor

L.B dijo...

Lo dicho en la entrada siguiente para quien haya colgado esto.

¿Cómo se puede escribir así? ¿Será Carlos de este mundo?

Golpea y se queda el temblor.

Félix Menkar --Ubiku-- dijo...

Magistral, bendito Mestre, esta es la poesía que entiendo, la que me gusta, sabiduría y amargura, flecha y abrazo con alas de angel

Anónimo dijo...

preciso y precioso poema si señor, la poesía confirmandose tal como le oí decir una vez al mismo Mestre aspirando a ser la teorioa menos humillante de la historia, las palabras delm poeta justificando siempre el silencio que rompen, un poema para recordar y releer, gracias Félix, en qué libro de Mestre está publicado, si lo está, ese poema? besets, marta.

Jesús Ge dijo...

Estimada Marta.
La referencia la tienes al final del poema.
Es del libro "La Casa Roja", recien publicado por Editorial Calambur.
Puedes leer un análisis interesante en el blog de Víktor Gómez.

saludos.